I Noche de los Investigadores


Más de medio millar de personas participa en los talleres y micro encuentros de la I ‘Noche de los Investigadores’. Más de 40 investigadores han protagonizado un completo programa de 19 actividades científicas divulgativas dirigido a niños, jóvenes y adultos. 

La lluvia caída en Cádiz capital no ha menguado el entusiasmo de los más de 500 gaditanos que han acudido a la cita con la I Noche de los Investigadores en la Universidad de Cádiz, donde han participado más de 40 investigadores de la UCA. Esta iniciativa, que ha contado con una logística compuesta por un centenar de personas entre organizadores y voluntarios en sus diferentes sedes (edificios Constitución 1812 y ECCO, Baluarte de la Candelaria y Bar El Pelícano) ha tenido como principal objetivo acercar la ciencia y, muy especialmente, a los científicos a la sociedad para que, de forma amena, directa y sencilla, explicasen a los ciudadanos diversas cuestiones relacionadas con el trabajo que desarrollan en los laboratorios y con el que pretenden hacer un mundo mejor.

El rector de la UCA, Eduardo González Mazo, la alcaldesa de la localidad, Teófila Martínez, y la delegada territorial de Economía, Innovación, Ciencia y Empleo, Angelines Ortiz, han inaugurado la primera Noche de los Investigadores en Cádiz. Los alumnos del Centro de Creación, Danza y Movimiento El Garaje, de Pablo Fornell, han realizado el número de apertura en el hall de entrada del Edificio ECCO.

La primera Noche de los investigadores en la UCA, que se ha desarrollado de forma simultánea en todas las universidades andaluzas gracias a la coordinación de la Consejería de Economía, Innovación, Ciencia y Empleo desde la Fundación Descubre, ha contado para su puesta en marcha en Cádiz con la colaboración del Ayuntamiento de la ciudad, la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología (FECYT), el Campus de Excelencia Internacional del Mar (CEI.Mar), el Campus de Excelencia Internacional Agroalimentario (ceiA3), las empresas Skinwine (spin off de la UCA) y Albareros S.L., el Centro de Creación, Danza y Movimiento El Garaje, de Pablo Fornell, y el Bar El Pelícano.

Su finalidad, como ha subrayado González Mazo, es la de “divulgar el conocimiento científico. Un reto imposible sin contar con sus verdaderos artífices y protagonistas: los investigadores”. El rector ha manifestado su agradecimiento a la Unidad de Cultura Científica del Vicerrectorado de Investigación y Transferencia de la UCA por su organización y a las instituciones públicas y entidades privadas colaboradoras. Asimismo, ha trasladado su reconocimiento a la población que se ha acercado esta noche a la UCA: “A todos los participantes, niños y mayores. Si no fuera así, pregonaríamos en el desierto. Nada tendría sentido”.

El rector ha recordado que “la ciencia está en todo lo que hacemos. Somos ciencia. Ahora bien, además de divulgar, es bueno despertar el interés por ella. En los más jóvenes está la cantera de los futuros investigadores”.

Un total de 19 iniciativas contemplaban el programa, que se ha repartido entre los edificios Constitución 1812 y ECCO, el Bar El Pelícano y el Baluarte de La Candelaria. Los siete micro encuentros y siete talleres planeados en un principio en el Parque Genovés se han tenido que distribuir entre las instalaciones universitarias y municipales por las inclemencias del tiempo.

En los micro encuentros, el investigador y el público han sido los protagonistas. En ellos, los asistentes, reunidos en grupos, han descubierto el lado más humano de la investigación a través de un contacto directo y de la conversación con los propios expertos. Las temáticas de las mesas, muy variadas, han girado en torno a investigaciones centradas en el envejecimiento activo; los mapas meteorológicos y oceanográficos; el atún rojo salvaje; los riesgos costeros en el marco del cambio climático; el paisaje salinero de la Bahía de Cádiz durante la Edad Media; la investigación en oceanografía física o sobre la creación de empresas innovadoras como la spin off de la UCA Skinwine, que trabaja con cosméticos derivados de productos vitivinícolas del jerez.

Asimismo, los talleres que se han celebrando de forma paralela, algunos especialmente dirigidos a los más pequeños, se han centrado en identificar y relacionar aromas; en descifrar mensajes secretos; en descubrir a partir de una serie de experimentos los colores; en conocer la relación entre la cocina y la ciencia; en entender los estados de los materiales o en aprender aspectos interesantes de la fisiología, ecología y evolución de las plantas y a distinguir plantas fanerógamas de algas, entre otros.

Las catas, las favoritas del público

La estrella del programa han sido las catas, que tenían completadas sus plazas con antelación en el Baluarte de la Candelaria. En concreto, cuatro catas donde se ha iniciado a los alumnos sobre los vinos de la provincia, las propiedades saludables de productos agroalimentarios de la dieta mediterránea (vino y jamón), los diferentes tipos de sal y los productos derivados de la uva y el vino.

La clausura tuvo lugar en el bar El Pelícano con los artistas Javi El Canijo y Joselito, quienes amenizaron el fin de fiesta con un diálogo sobre la ciencia con mucho humor.